miércoles, 29 de noviembre de 2017

Desaparece uno de los últimos tesoros de la Av. Arequipa

Casa Salinas, con Remigio Collantes, 1958. Foto: Archivo Weberhofer.
La Casa Salinas, uno de los mayores ejemplos de arquitectura moderna privada en la Av. Arequipa, y en la ciudad de Lima, empezará a caer estos días. Se trata de una pérdida más, como si la demolición de tesoros fuese un destino normal e inapelable.

La Casa Salinas, ubicada en la cuadra 18 de esa arteria, es una vivienda familiar diseñada por Walter Weberhofer en 1958, uno de los arquitectos más originales y creativos del movimiento moderno en el Perú.

Es también, por unos días más, una de sus últimas casas que quedan en pie.

Para añadir indignidad a la pérdida, este 2017 se cumplieron 70 años desde que la Agrupación Espacio lanzó su manifiesto de modernidad, en arquitectura, arte y sociedad, con lo que se dio inicio a una nueva manera de ver y entender la ciudad.

Casa Salinas, Av. Arequipa. Foto: Archivo Weberhofer.
Setenta años después seguimos sin lograrlo. No entendemos el valor de lo verdaderamente original, de lo que hace de Lima una ciudad diferente. Y Weberhofer, para mí, fue de los más originales y desafiantes arquitectos nacionales del siglo XX.

Había nacido en Junín en 1923 y falleció en Lima el 2002. Su nombre está más asociado con edificios emblemáticos de la capital, como el sensacional y abandonado Cine Tauro, en el Centro.

Está también el Edificio de Seguros Atlas, en el jirón Huancavelica, diseñado con el arquitecto José Álvarez Calderón, con el que obtienen el premio al Mejor Edificio de la Municipalidad de Lima en 1955.

A pesar de su incomprensible estado de abandono actual, el Atlas sigue siendo uno de los edificios más armoniosos y elegantes que se levantaron en Lima.

Vista lateral izquierda.  Donde se levantaba la otra casona hoy existe un grifo. Foto: Archivo Weberhofer.
Los años 40 y 50 fueron un último ejercicio de optimismo en el Centro Histórico, cuando se hicieron algunos de los mejores esfuerzos, especialmente a lo largo de la Av. Tacna. Ahí está otro edificio ganador, el Seguros Fénix, de otro grande, Enrique Seoane.

Son estructuras que representan una época donde lo moderno siempre parecía imponerse con calidad sobre lo anterior. Cuando lo nuevo parecía siempre mejorar lo preexistente. Cuando había una precisa intención de embellecer la ciudad.

Evidentemente, los años 40 y 50 fueron años de destrucción de patrimonio en este sector Lima por un afán modernizador. La misma excusa que se sigue usando hoy, pero con resultados tan dramáticamente distintos.

Por lo menos parece existir un amplio acuerdo que el legado de esa época enriqueció a Lima.

Estado actual, demolición anunciada.  Foto: Gonzalo Cáceres.
Otro de los grandes legados de Weberhofer está en Santa María, balneario al sur de Lima, donde levantó algunas las casas más singulares de la época, así como el clásico Club Esmeraldas.

En 1957 se había asociado con el arquitecto Remigio Collantes, con el que asume el proyecto de Santa María. Un año después ambos diseñan la Casa Salinas, para terminar su sociedad en 1965.

Su último edificio emblemático fue el de PetroPerú, diseñado con Daniel Arana Ríos en estilo brutalista, de moda en esos años de régimen militar, e inaugurado en 1973. Pero siguió diseñando y ganando reconocimientos hasta el año 2000.

Fuera de estos edificios, todavía en pie, muchos de sus proyectos privados han sido y vienen siendo demolidos, sin que exista protección legal para estructuras de este periodo.

Entrada a la casa. Estado actual. Foto: Gonzalo Cáceres.
Según un catálogo virtual de arquitectura moderna /1 que produjo este año la Universidad de Lima, y que se puede ver haciendo clic aquí, ninguna de las construcciones de este arquitecto tiene protección patrimonial.

El año pasado, durante la Feria Internacional del Libro, la misma universidad presentó un libro sobre Weberhofer con artículos de varios autores. Ya en ese momento se denunciaba la continua pérdida de este legado.

Uno de los que presentó el libro /2 fue el arquitecto Elio Martuccelli quien describió a Weberhofer como alguien “con un profundo conocimiento de las estructuras y de los materiales, lo que le permitió composiciones, espacios y volúmenes muy audaces”.

Por su parte, Enrique Bonilla, director de la Facultad de Arquitectura de ese centro académico, lo señalaba como un arquitecto con “plena consciencia de lo que es la modernidad arquitectónica”.

Casa Salinas, 2017.  Foto: JLizarzaburu.
Weberhofer perteneció a una generación de arquitectos que enriqueció Lima.

En lo personal, tuve especial afecto por esta casa debido a la cantidad de veces que la visité.  No como adulto sino de niño, acompañando a mi madre al centro de estética que existía aquí. Entrar a esta casa de formas raras, ángulos indescriptibles que no lograba entender, y en medio de un ambiente con hierbas y cremas perfumadas, era una aventura imperdible.

Según el arquitecto Héctor Abarca, uno de los principales conocedores de su obra, este “apuntaba a integrarse con el entorno de la ciudad, emprendiendo un cambio de paradigma estético y funcional, puso un gran énfasis en las estructuras, se preocupó por los trazos geométricos” /3.

El 15 de mayo de 1947, un grupo de arquitectos, artistas plásticos y estudiantes de la UNI lanzaron en El Comercio el hoy histórico manifiesto bajo el título de “Expresión de principios de la Agrupación Espacio”.

Con esto Perú ingresaba a la modernidad, expresando ideas propias y tomando una posición. Entre sus representantes más visibles estuvieron Luis –Cartucho- Miro Quesada, Santiago Agurto y Adolfo Córdova.
Cine Tauro. Foto: Archivo Weberhofer.
En otras disciplinas estuvieron Fernando de Szyszlo, Carlos Cueto Fernandini, Celso Garrido Lecca, Sebastián Salazar Bondy, Blanca Varela y Javier Sologuren, entre otros.

Sus teorías plantearon alianza con en el racionalismo modernista que había surgido en Europa tras la Primer Guerra, que exigía una nueva planificación de las nuevas ciudades y demandaba una nueva lógica en los materiales de construcción, así como una mayor sinceridad en la expresión de las concepciones.

La Agrupación Espacio surge como reacción a la arquitectura que se venía produciendo en el Perú. Según el arquitecto Córdova, el movimiento fue “una denuncia al retraso cultural que agobiaba el medio; y una declaración de la voluntad de trabajar en vista de revertirlo” /4.

Casa Fernandini, playa Santa María. Foto: Archivo Weberhofer.

/1 Catálogo virtual-Universidad de Lima: http://cammp.ulima.edu.pe/autores/weberhofer-walter/ 
/2 Nota sobre presentación de libro: http://www.ulima.edu.pe/departamento/fondo-editorial/noticias/presentacion-en-la-fil-de-libro-sobre-la-obra-de-walte.  El libro es: "Walter Weberhofer - El proyecto moderno en el Perú", varios autores, Universidad de Lima, 2016. 
/3 Texto del arquitecto Abarca: https://habitar-arq.blogspot.pe/2011/08/el-archivo-weberhofer.html 
/4 Fuente: Pacarina del Sur: http://www.pacarinadelsur.com/home/huellas-y-voces/823-la-agrupacion-espacio-y-la-prensa-1947-1950 

Más información en el blog La Forma Moderna Latinoamercana: http://laformamodernaenlatinoamerica.blogspot.pe/2013/12/walter-weberhofer.html


23 comentarios:

  1. Notable, una clase maestra de urbanismo y arquitectura. Saludos y gracias como siempre, voy a circular el artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iba al gimnasio en aquella casa; es una casa vieja con distribución no apta para local comercial. Mantenerla es un abuso al derecho del propietario de disponer construir algo mejor.

      Eliminar
    2. Lo que usted llama una casa vieja es una muestra de la mejor arquitectura de un periodo en Lima. Eso es un valor en sí mismo que en muchas ciudades se reconoce y se busca proteger. Y por supuesto que el propietario tiene derechos. El problema es que aquí no existe una legislación ni mecanismos adecuados para que gane el dueño y gane la ciudad. Sobre lo que usted llama 'mejor', cada quien evidentemente tiene sus propios criterios. Pero si vemos lo que se ha construido en la Av. Arequipa, en el sector de Lince en los últimos 25 años, no hay absolutamente nada nuevo que sea mejor, ni ligeramente mejor que lo que existía antes. Eso también es lamentable. No hay más que ver, por ejemplo, la iglesia cristiana que se levantó junto al centro comercial Risso. ¿Cómo es posible que una autoridad municipal autorizara algo así, que le da la espalda a la ciudad?

      Eliminar
  2. Es triste cuando algo que contiene valor no es debidamente reconocido. Saludos Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tu incansable labor para identificar valor en nuestra arquitectura moderna, Fernando

      Eliminar
    2. ¿Ese no era el gimnasio del argentino luis Fabian que murió en la costa verde???

      Eliminar
  3. Este fue el local de Gimnasio Talavera en los años 60?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. los años que me acuerdo estaba en manos de un argentino, David, Giovanni, o algo así...

      Eliminar
  4. Cómo duelen esas cosas... son las Municipalidades las que deben comprar esas casas y convertirlas en centros culturales. Así se conservan como patrimonio y se abren nuevos espacios educativos en la sociedad. Así sucede en muchos países del mundo, menos aquí, claro, donde los alcaldes todavía no han escuchado la palabra "patrimonio" y tampoco la palabra "políticas culturales".

    Seguimos
    Un abrazo,

    Víctor Vich Florez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Victor. Es una situación bastante perversa, efectivamente. Lince debe ser ahora un distrito mucho más rico y podría comprar una vivienda así. De otro modo no se explica que el alcalde actual esté destruyendo cantidad de pistas y veredas en buen estado diciendo que las va a mejorar. Evidentemente, ahí hay un abultado presupuesto que se está malgastando. Pero de otro, cómo haces entender a una autoridad municipal que abrir ahí un centro cultural puede convertirse en un foco de atracción y creatividad para la misma ciudad - a pesar de que vaya a "perder" los impuestos de los 40 o más departamentos que se van a levantar ahí.

      Eliminar
  5. Estimado Javier,
    Es lamentable que sigamos tan ciegos ante los valores de nuestra sociedad... Gracias por tu labor incansable para señalarnos cada caso y hacernos tomar conciencia de que lo que hacemos es muy poco, cada uno de nosotros, para la protección de nuestro patrimonio. Desgraciadamente los valores actuales están lejos de ser los culturales, más importa el dinero y la especulación.

    Quería comentarte que en Trujillo está sucediendo algo interesante es el Encuentro Nacional de Artes en el cual se ha dado un lugar especial a la obra de mi padre, Emilio Rodriguez Larraín, la Maquina de Arcilla, obra monumental construida en tapial, realizada hace 30 años en la playa de Huanchaco. Esta obra ha sido abandonada durante todo este tiempo y se habló de su demolición por causa de la visita del Papa, por encontrarse en el posible lugar de la misa... La gerencia de Cultura de la Municipalidad que está defendiendo la permanencia de la obra, ha realizado un concurso de ideas para su puesta en valor y en diciembre habrá un conversatorio. Creo que vale la pena resaltar estas iniciativas que van a contracorriente de lo que desgraciadamente estamos acostumbrados a ver,
    Muchos saludos
    Sofía

    Sofía Rodriguez Larraín
    Docente - Departamento de Arquitectura - PUCP
    Coordinadora Centro Tierra - INTE - Cátedra Unesco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. El tema de identificar valor, que lleve a asumir acciones para proteger ese valor, es algo en lo que incomprensiblemente no logramos avanzar. Necesitamos mejores alcaldes? más activos ciudadanos? una intervención más decidida de arquitectos y urbanistas? probablemente la lista sea larga.

      Sobre la Máquina de Arcilla, fui de los primeros que firmó la carta online en apoyo de su preservación. Andamos locos desconociendo el valor de lo original.
      Saludos

      Eliminar
  6. Estimado Javier,
    Para el común de la gente una huaca, un convento o edificio virreinal con balcones sí tienen valor patrimonial. En cambio un edificio moderno a punto de demolerse no. Incluso para algunos historiadores o arqueólogos tampoco, básicamente a los arquitectos formados para valorar esto les preocupa, tales como los que has mencionado en tu recuento. Por ello los arquitectos proyectistas y los de las comisiones calificadoras de proyectos de las municipalidades deberían tener esa formación, porque al inversionista que compró la casa para hacer su edificio de oficinas ni sabe quien fue Weberhofer y mejor si esa casa no es monumento porque se la puede tumbar sin ningún problema.


    Si es inevitable tumbarse la casa (que no es patrimonio declarado) un buen arquitecto haría un rescate documental y en el proyecto final dejaría algún elemento testigo del valioso edificio original.
    Saludos
    Carlos Enrique Guzmán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ceguera es indignante, Carlos Enrique. Porque al creer que estamos ganando en realidad perdemos. Pierde toda la ciudad.

      Eliminar
  7. Lamentablemente así haya declaración de patrimonio expresa y oficial, si la población no lo ha hecho patrimonio simbólicamente, cualquier registro histórico se seguirá perdiendo, por más que posea valores académicos y técnicos altísimos, no solo estéticos sino éticos. Por otro lado, según la Constitución todo es patrimonio por presunción, cualidad que no necesita ser demostrada en favor sino en contra, así de simple. Sin embargo, muy limitadamente se da uso a esta figura para la defensa y protección de bienes inmuebles del patrimonio, ¿por qué? Porque la figura es enunciativa, no está regulada. Y con el decreto supremo 007 de este año, dado por el Ministerio de Cultura, se complica más su aplicación, puesto que en vez de regular se entrampa destinando esta herramienta únicamente a los sitios prehispánicos en riesgo visible, palpable y comprobado. Cuando un monumento presuntamente patrimonial se encuentre en riesgo, se activará el proceso de declaración de presunción de patrimonio y para eso habrá que hacer toda la ruta de declaración de patrimonio. Absurdo. ¿Entonces por qué no declarar patrimonio y no presunción de patrimonio? Por otro lado, el proceso de declaración de patrimonio tampoco está regulado. En fin.

    Si se deseaba aplicar legalmente en fondo y forma la cualidad de presunción para detener atentados contra el patrimonio, sencillamente habría que regular desde la definición propia de presunción, la cual, a diferencia de la 'presunción de inocencia', en el caso de los bienes culturales, sirve para demostrar que un inmueble (o mueble) NO es patrimonio.

    Y el atributo de presunción tiene más de tres décadas esperando ser reconocido administrativa, penal y judicialmente válido y legítimo. Cuántos inmuebles se podría haber recuperado y cuántos podrían serlo...

    Sobre los usos en patrimonio inmueble, es deseable que cumplan un rol de acceso a la cultura y conservación de la memoria en la población, como el de centros culturales, pero también hay que ver la dinámica de la ciudad para poder ampliar el panorama de usos, que no siempre tendrían por qué ser culturales. Sería lo deseable, pero no realista.

    Un abrazo Javier.

    Anahí

    Pd.: Por si acaso he dateado esta pérdida en Arquitectura Perdida, de Datea.pe http://datea.pe/arbolaridad/arquitecturaperdida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Anahí. Son varios elementos. Está el hecho que nosotros mismos reconozcamos estos bienes como nuestros, y querramos cuidarlos. Que haya un sistema legal que no solo defina la protección sino que actúe eficazmente para hacer valer la ley. Y está el mercado. No tenemos, por ejemplo, valor de casonas históricas, o zonas históricas, que permitirían en cierto modo su sobrevivencia. Lo que está pasando con Santa Beatriz estos días es un claro ejemplo: la misma Municipalidad de Lima en lugar de buscar un mejor marco urbano para resaltar el valor artístico de esta zona, lo está destruyendo con su visión que pistas más anchas mejorarán el tránsito.

      Eliminar
  8. Lima La Megapolis que lo consume todo, arraza con todo... que no entiende o aprende como querer, conservar arte, arquitectura, historia...
    Duele ver a esa Lima Antigua desaparecer a borbotones, la Lima que conoci ya no esta, se fue... hace mucho que partio.
    Aun recuerdo ir al Colegio Franco Peruano (en Monterrico) desde Pueblo Libre y atravezar las casonas de la Avenida Javier Prado, para continuar por la 'nueva urbanizacion San Borja' y como las avenidas no estaban terminadas, hacerlo sobre camino de tierra.
    Ver a las vacas pasteando al final de Javier Prado y algunas otras en la Avenida Primavera... y todo eso durante hasta 1975 mas o menos.
    Aun recuerdo esa casa en que tenia al gatito, perrito y la chimenea en la Avenida Javier Prado...
    Pero eso fue antes de que Lima tuviera mas de 8 millones de habitantes.
    Ahora, ya no tenemos espacio, ya no tenemos aires libres. La unica forma de crecer como ciudad, es hacia arriba, y para hacerlo la nueva Lima destroza todo, para construir edificios que antes llamabamos ratoneras y hoy llamamos Departamentos de Lujo...
    Siempre me preguntan si extrano a Lima: Si, la extrano... pero mi Lima, ya no existe mas... Esta nueva Lima es axficiante, es dura, y nos apabulla con los gritos, las alarmas, los choques, con la seguridad que nos asaltaran si bajamos las lunas, si parqueamos los carros en las calles....
    Toda ciudad crece, cambia, madura o se convierte en caos... y vivir en el recuerdo no ayuda. Esta nueva Lima, es como el Inti, o el Nuevo Sol... una Lima desvalorazada por el tiempo. Pero que sigue creciendo y sigue buscando su identidad.
    Lili Toevs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y no tendría por qué ser así, muchas ciudades ha sufrido cambios demográficos considerables y no se han asfixiado ni destruido todo... aquí hay un problema de autoridad, no existe; un problema de planificación, no existe; un problema de visión, no existe.

      Eliminar
  9. Sobrino, la cuadra de la casa no es la 49 o 50 de la Av. Arequipa ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... a ver, no, en la foto puedes ver que es la 18, aunque si eres mi tío seguramente no ves bien, saludos!

      Eliminar