miércoles, 7 de febrero de 2018

Huaycán de Pariachi: la tranquila fuerza del pasado

El Palacio, como se conoce al edificio principal del conjunto Huaycán de Pariachi.
Fotos: JLizarzaburu.
No podía encontrar mejor inspiración para el título que unos textos de Eielson que acompañan esta nota. Todo surgió el último fin de semana luego de una caminata organizada por dos grupos ciudadanos: Salvemos las Huacas y Arqueología Jovelos. 

Con ellos visitamos Huaycán de Pariachi y San Juan de Pariachi, dos sitios arqueológicos en el distrito de Ate, donde lo extraordinario se junta con lo monumental para añadirle inesperado valor a Lima.

Se puede hablar mucho de estos lugares, asociados a las culturas Ychsma (900-1450 aprox.) e Inca (1450-1532), de los problemas actuales y de todo lo que se debería hacer ahí. Pero la modesta excepcionalidad de estas estructuras de barro sobrepasan la capacidad de expresión de este periodista.

El Dr. Guido Lombardi, médico y voluntario del grupo Huaycán Cultural, encargado
de formar guías y orientadores entre los vecinos del lugar, da la bienvenida a las
visitas a la sombra de un árbol de faique, huarango de la costa central.
Por eso los dejo en manos de Jorge Eduardo Eielson/1, uno de nuestros mayores poetas y artistas plásticos, y también uno de los menos conocidos, quien no solo supo capturar la esencia de esta arquitectura. Sus palabras estuvieron a la altura de lo que él encontró con su visita.

Solo falta añadir un agradecimiento subrayado a Arturo Jiménez Borja. En los años 60 y 70 él logró salvar para nosotros un grupo de estructuras que hoy nos maravillan. Lo hizo cuando las nociones de restauración le permitían ese estupendo trabajo.

Lo que acompaña a estas imágenes son fragmentos del texto “Puruchuco/2 que Jiménez le pidió a Jorge Eduardo Eielson que escribiera en 1978. Si bien estuvo dedicado a ese otro sitio prehispánico, su reflexión describe bien toda la arquitectura prehispánica de la costa central. Y a veces no queda más que decir...

Perspectiva general de El Palacio.
“Al revés de las más importantes construcciones de occidente -señaladamente verticales y en contraste con el entorno natural- las edificaciones prehispánicas de la costa peruana despliegan sus volúmenes, rampas, pasadizos y murallas con la misma tranquila naturaleza de una cascada al borde de un valle sembrado de maíz y algodón”


“Ningún cisma entre lo colectivo y lo individual son perceptibles en sus ordenamientos sociales y ello se refleja en sus obras”


“Allí donde el puro juego de luces y sombras, de planos y perspectivas, de volúmenes y espacios modulados podrían invitar a un simple festín visual, a una gratuita delectación de la retina, invitan en cambio a la meditación y al sosiego”


“Si un tentativo de ordenamiento ha sido necesario para acercarnos a la hermética compostura de la edificación, ninguna humildad es suficiente, sin embargo, para contemplar y comprender las obras de nuestros antepasados, porque muy pocos entre nosotros los reconocen como tales”


“Artistas espléndidos, ingenieros asombrosos, sacerdotes en la más alta acepción del término, astrónomos, matemáticos, arquitectos, autores de organizaciones sociales avanzadas, estos antepasados nuestros, poseedores de una cuantiosa sabiduría aun sumida en el misterio, parecen ser la vergüenza de muchos peruanos”


“Esta dorada sinfonía de quincha y adobe ilumina nuestra conciencia a partir de este sencillo concepto: que la vida humana, la vida sobre la tierra, el lugar del hombre sobre ella y su propia dimensión sagrada, son una misma y única cosa…


“…que las materias humildes, de las cuales estamos hechos -como el (bíblico) barro, por ejemplo- son igualmente una sola cosa con nosotros y con la luz del cielo, una preciosa y única cosa como la esfera de tierra en que vivimos y que rueda por el espacio, lentamente cocida por el sol”

San Juan de Pariachi, no muy lejos del anterior.

“… La mía es la de un peruano que, quizás con retardo -típico de nuestra historia- ha descubierto su propia identidad con euforia. La distancia, ciertamente, me ha dado una perspectiva, amén de la necesaria preparación y lucidez, que de otra manera no habría tenido. El festín y la felicidad de sentirme uno con mi pueblo, en toda su riquísima gama, acaba de comenzar para mí”


-----
1/  Una exhibición sobre el trabajo de Eielson (1924-2006) continúa en el MALI hasta la primera semana de marzo. Hacer clic aquí para ver el programa especial por la Semana Eielson en el MALI del 19 al 22 de febrero. 
2/ Puruchuco: Editorial Organización de Promociones Culturales, Lima, Perú. Editor Asociado Augusto Elmore, Lima 1980.

Cada primer domingo del mes los museos públicos son gratuitos y se puede visitar Huaycán de Pariachi, con el guiado de la gente del grupo cultural de la zona. Horario: 10-12.
Fotos: JLizarzaburu.
Hacer clic aquí para ver más fotos de la visita.



Datos 
Huaycán de Pariachi: Es considerado uno de los mayores asentamientos de la cuenca del valle medio bajo del Rímac. El edificio central es conocido como el Palacio y está instalado en un área protegida de unas 60has. Su construcción está asociada a las culturas Ychsma (900 – 1450 d.C.) e Inca (1450 – 1532 d.C.). Fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación en octubre 2000. 
Dirección: Intersección de las avenidas José Carlos Mariátegui y Circunvalación – Ate Vitarte. Altura del Km. 16.5 de la Carretera Central. 

San Juan de Pariachi: De una identidad cultural similar a Huaycán, fue un centro administrativo inca con un conjunto de recintos de planta rectangular y enlazado por un sistema de pasajes y vanos. Fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2000. 
Dirección: Carretera Central km. 12.7, Ate Vitarte. 

Links (hacer clic en cada uno)
Huaycán Cultural 
Salvemos las Huacas 
Arqueología Jovelos


10 comentarios:

  1. Gracias Javier!
    Tus posts siempre me recuerdan cuantos mas sitios quiero visitar y conocer! Saludos
    Vanessa Wagner

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué rico tener tanto por descubrir!

      Eliminar
    2. Total y superlativo acuerdo con su punto de vista.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Son sitios efectivamente grandiosos, Marcela, y difícil entender por qué no existe más estímulo para visitar estos lugares.

      Eliminar
  3. Edgar Daniel Bassilio Guerra8 de febrero de 2018, 8:08

    Interesante y enriquecedor testimonio. Gracias por difundir y promover la conservacion y el interes por nuestras huacas maravillosas, sobre las que en mi infancia aprendi equivocadamente a llamarlas ruinas, como producto de prejuicios de la epoca que no valoraba lo nuestro..¡Lo que orgullosamente es nuestro grandioso pasado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Edgar. Si nunca nos hablaron de esto en el colegio difícilmente podíamos considerarlas adecuadamante. Son una invitación a conocerlas.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por compartir tus investigaciones, querido Javier! Tenemos muchos por conocer en nuestra Lima y tus aportes despiertan nuestro interés. Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Lima fue grandiosa y monumental, antes de la llegada de los europeos quienes iniciaron la destrucción de todos lo que era la cultura Ischma en Lima y la de los Incas en todo el país, no se debe tomar en cuenta la fundación española de Lima, salvo para datos estadísticos.

    ResponderEliminar